• Hemos sido un Gobierno que decidió emprender una tarea transformadora y no mantenernos en la inercia; no llegamos sólo a administrar, sino realmente a sembrar y hacer cambios profundos que permitan que nuestro país tenga mejores condiciones hacia el futuro, aseguró.
  • Veo con optimismo el porvenir, con la certeza de que lo que hemos venido sembrando dará grandes frutos, afirmó.

El Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que “desde el primer día del Gobierno de la República, nos hemos dedicado a derribar los obstáculos que impiden a los mexicanos alcanzar sus metas y permitir que nuestro país pueda liberar todo su potencial”.

“Hemos sido un Gobierno que decidió emprender una tarea transformadora. No mantenernos en la inercia, no llegamos sólo a administrar, sino realmente a sembrar y hacer cambios profundos que permitan que nuestro país tenga mejores condiciones hacia el futuro”, resaltó, al sostener un encuentro con miembros de la Comunidad Libanesa en México.

“El Gobierno del Presidente Enrique Peña es uno que se ha nutrido y se ha enriquecido con mujeres y hombres que forman parte de esta gran Comunidad Libanesa”, aseguró.

En el evento, realizado en el Centro Libanés, el Primer Mandatario, acompañado de su esposa, Angélica Rivera de Peña, señaló que ve con optimismo el porvenir, “con la certeza de que lo que hemos venido sembrando dará grandes frutos”.

“Ustedes saben lo que esto significa, el sembrar, porque son herederos de lo que sus padres y los padres de sus padres les dejaron como fruto de su trabajo”, les expresó. Añadió que ese mismo carácter y visión “son los que inspiran el trabajo de este Gobierno, que se ha dedicado a sembrar para cosechar un mejor mañana”.

Refirió que “hemos emprendido una profunda transformación educativa, que habrá de deparar que nuestras niñas y niños estén recibiendo una educación de mayor calidad, con maestros mejor preparados y mejor formados, y en instalaciones que cuenten con una mejor infraestructura”.

“Nos hemos abierto en distintos sectores, como en el sector energético. El sector energético que recibimos hace cuatro años, y el que hemos tenido hace 70 años, será muy distinto en muy pocos años. De un sector que prácticamente estaba sólo contenido a la actividad del Estado mexicano, del Gobierno, de una empresa estatal, hoy se ha venido abriendo a la participación del sector privado en toda la cadena productiva: exploración, producción, refinación, venta de gasolina. Esta Reforma habrá de dar un nuevo rostro al sector energético de nuestro país”, agregó.

Indicó que también “estamos incursionando de manera muy acelerada en el empleo de nuevas fuentes de energía, mucho más limpias de las que eventualmente empleábamos y que todavía se emplean de forma predominante en el mundo, como son las energías fósiles”.

Destacó que en unos años “veremos también todos los beneficios de haber promovido la competencia en el sector financiero, en las telecomunicaciones, en la aviación”.

Apuntó también que “otro será el rostro que nuestro país tenga en la medida que se vayan consolidando dos sistemas que fueron impulsados en esta Administración: el Sistema Nacional Anticorrupción, que cierra espacios a la opacidad, a la poca transparencia, a la auténtica rendición de cuentas, y el Sistema Nacional de Transparencia”.

Aseguró que, sin embargo, “todo esto será en vano, no dará los frutos esperados, si al final de cuentas como sociedad no estamos resueltos a cambiar y no estamos resueltos a asumir todos nuestra tarea en los valores que inculcamos en nuestra diaria forma de actuar, que nos permita adquirir y formar valores muy apartados de lo que es la corrupción y el no respeto a la legalidad”.

“De esta forma, con acciones y cambios profundos, estamos sembrando para el futuro que debemos dejar a nuestros hijos”, subrayó.

El Titular del Ejecutivo Federal afirmó que a nadie escapa la importancia de este momento para México, y de manera muy particular para los mexicanos, en lo que tiene que ver el futuro de la relación con los Estados Unidos. Los libaneses “conocen de primera mano los retos, pero también las grandezas que trae la migración. Con las migraciones viajan las tradiciones y las ideas, los conocimientos, los adelantos tecnológicos, los valores y las aspiraciones; las culturas se revitalizan y enriquecen cuando conviven y dialogan entre sí”, dijo.

“Un país que se cierra en su propia cultura y que no se enriquece, precisamente por el contacto con otras, está prácticamente condenado a desaparecer o a extinguirse”, expresó.

“Ustedes son el mejor ejemplo, el vivo ejemplo, el fiel ejemplo de esa comunidad que migró hacia nuestro país, y que vino, justamente, a enriquecer la cultura mexicana con las tradiciones y la cultura del pueblo libanés. Ustedes lo saben bien, por eso el lema de este Centro Libanés: El emigrante no es un extraño, sino un hermano que nació en otro rincón de la misma casa”, les manifestó.

Aseveró que los miembros de la comunidad libanesa en nuestro país “poco a poco adoptaron como propios los valores de la sociedad mexicana, a la que terminaron integrándose como mexicanos”. Así, “la comunidad libanesa hizo a México suyo, y a los libaneses y a su comunidad México les hizo mexicanos”, señaló.

Apuntó que tal vez los primeros migrantes “nunca imaginaron lo mexicanísimos que serían sus descendientes, sin dejar a un lado los sentimientos que conservarían por aquella tierra que sus padres y abuelos les enseñaron a querer y respetar”.

El Presidente Peña Nieto añadió que “preservando sus costumbres ancestrales, los libaneses han enriquecido la cultura mexicana. Especialmente para México, ha sido un tesoro invaluable haber adoptado el talento, la capacidad y la enorme fuerza humana de la comunidad libanesa”.

Destacó que “es innegable que la Comunidad Libanesa contribuye al desarrollo de nuestro país en todos los campos: la economía, la política, la ciencia, la academia, o el servicio público, porque el cedro del Líbano ha reverdecido en México”.

El Primer Mandatario mencionó que este año nos ha puesto a prueba en distintos frentes como nación. En los últimos meses, dijo, “desde el Gobierno de la República hemos tenido que tomar decisiones difíciles. Lo hemos hecho escuchando a muchos mexicanos, varios de ellos integrantes de la Comunidad Libanesa”.

“De ustedes he recibido una gran cantidad de mensajes de ánimo y de aliento, palabras de respaldo para seguir adelante; y aquí quiero hoy dejar constancia de genuina gratitud ante todas estas expresiones de apoyo y de solidaridad para con el Presidente de la República”, expresó.

El Titular del Ejecutivo Federal recordó que hace 55 años, en una emotiva ceremonia, el entonces Presidente Adolfo López Mateos inauguró el Centro Libanés, construido con gran amor por su comunidad.

“En el Libro de Visitantes Distinguidos escribió lo que, además, está a la entrada de este gran Centro: ‘El que no tenga un amigo libanés, que lo busque’. Ahora yo quisiera añadir que quien ya lo haya encontrado debe preservar y cultivar por siempre esa amistad”, refirió.

No hay comentarios

Dejar respuesta