Por Redacción

Fue la primera noche del Conjunto de Artes Escénicas del Centro Cultural Universitario de la Universidad de Guadalajara, un centro del que ya daremos cuenta y que tiene cinco salas todas dispuestas para el arte.

Plácido Domingo recibía el nombre del auditorio con la que el sábado inauguró el CAE, tras un concierto de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, bajo la dirección de Eugene Kohn y los nuevos talentos de Operalia.

Fue un instante emocionante. “Los festejos en México son muy entrañables, sobre todo aquí en esta ciudad donde me subí por primera vez a cantar zarzuela, todo el cariño que he sentido por este público, por esta ciudad que acogió tanto a mis padres, donde ahora esta sorpresa”, dijo el afamado tenor, de 76 años, todavía asombrado por el anuncio y la placa que le otorgaron el gobernador de Jalisco y el presidente del Patronato del CAE, Raúl Padilla López.

 “El gran Plácido Domingo, artista universal, hombre íntegro y generoso, ejemplo viviente de que un mundo mejor es posible, es el primero en pisar este escenario”, dijo Raúl Padilla, en un marco para el que trabajaron 1800 personas, un premio más que suficiente para celebrar la impresionante construcción de más de 52 mil metros cuadrados para las artes.

“México siempre surge, México siempre reacciona”, dijo Plácido, al hacer hincapié en el terremoto sufrido el 19 de agosto pasado y la posibilidad, este 21 de octubre, de acceder a la inauguración de un centro semejante.

“Ojalá haya muchas soluciones para tantos problemas. Yo soy muy afortunado, todavía puedo cantar, poder seguir dándole todo lo que puedo al público y recibir de ellos tanto”, dijo al tiempo que hablaba de los cantantes de Operalia, peso y sustento del concierto.

EL CONCIERTO DE PLÁCIDO DOMINGO

La noche se hacía lenta y todos los que trabajaban en la inauguración del CAE estaban nerviosos. Estaba por allí el escritor Fernando del Paso como gran público en la sala y por un lado los actos protocolarios y por el otro la gran ansiedad de ver en acción a uno de los artistas más queridos por la gente.

La Orquesta Filarmónica de Jalisco bajo la batuta del reconocido director neoyorquino Eugene Kohn, acompañante antes de otras grandes estrellas como Andrea Bocelli, Luciano Pavarotti, María Callas y Franco Coreli, abrió la noche.

Obvio que Plácido llevaba toda la atención, pero no fue ninguna cosa que Kohn, un hombre que tiene estrecha relación con el tenor desde hace 25 años, con estadas en las óperas de Viena, Hamburgo, Berlín, Buenos Aires y la aparición como actor en Callas Forever, de Franco Zeffirelli, no hacían nada liviana su presencia.

Antes que nada hay que hablar de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, un conjunto que dio la talla, comandado por el canadiense Marco Parisotto, quien revolucionó al conjunto cuando apoyado por la secretaría de cultura en 2014 vino a hacerse cargo.

Los músicos sindicalizados, que sólo querían tocar hasta las 15 fueron despedidos, renovado todo el repertorio y traído desde Venezuela una gran cantidad de músicos deseosos de tocar y de hacer a la Orquesta de un nivel internacional.

El gran Plácido Domingo, artista universal, hombre íntegro y generoso, ejemplo viviente de que un mundo mejor es posible, dijo el Presidente del Patronato del CAE, Raúl Padilla López. Foto: Cortesía

Con la decisión de Myriam Vachez, la secretaria de Cultura, que no lo dejó ni por un instante a Parisotto, cuando los músicos despedidos hacían movilización y pretendían echar otra vez a su director –así había pasado con los directores anteriores-, la Orquesta Filarmónica de Jalisco se presenta como un gran aliado en el CAE y tiene realmente una calidad exquisita.

Así comenzó Kohn su participación, aplaudiendo a cada uno de los músicos, con quienes había tenido sólo dos días de ensayo y dando la entrada a los integrantes de Operalia, que acompañan ahora a Plácido Domingo.

“Lo seguimos casi poéticamente, sin hacer tanto énfasis en la técnica y mirando cada uno de sus movimientos, tratando de cazar su aire”, dijo uno de los músicos al terminar el concierto.

Adela Saharia (soprano), Rame Lahaj (tenor), Nancy Fabiola Herrera (mezzo-soprano), Juan Carlos Heredia (barítono), Nicholas Brownlee (basso) y David Lomelí (tenor), hicieron junto con Plácido Domingo piezas de Giordano, Mozart, Tchaikowsky, Verdi, Puccini, Sorozábal y Giménez.

Algunos más que otros, destacándose la española Nancy Fabiola Herrera y el tenor mexicano David Lomelí (un hombre con todo el futuro por delante y se hablará mucho de él), el elenco completó casi dos horas y media de concierto.

Plácido cantando al final cantando “Adoro”, luego la sorpresa con una orquesta de mariachis y al final el bautismo de la sala con su nombre. Mucha emoción y un Conjunto de Artes Escénicas que tiene galas hasta enero, entre ellas la próxima de Isaac Hernández.

FUENTE: SINEMBARGO.MX

No hay comentarios

Dejar respuesta