Por Redacción

Con 5-1 en la pizarra del séptimo juego, los Astros de Houston hicieron historia al coronarse, por primera vez en sus 56 años de existencia, como campeones de la Serie Mundial que este año se disputaron contra los Dodgers de Los Angeles, una de las mejores en la historia del Béisbol.

Frente a 54 mil espectadores que acudieron a ver el séptimo juego de la cardíaca Serie Mundial de este año, la estrella fue George Springer, pues logró tres de las cinco carreteras para Houston lo que le valió ser el ganador del Willie Mays.

El empate obligó el Séptimo Juego, lo mismo que sucedió el año pasado entre los Cachorros de Chicago y los Indios de Cleveland.

Los Dodgers lograron su primer anotación, impulsada por el jardinero Andre Ethier, durante la sexta entrada pero no pudieron levantarse de la desventaja y el marcador final quedó en 5-1 a favor de los Astros de Huston que jugaron como visitantes.

Un jonrón George Springer subió el marcador en 5-0, en la tercer entrada, en la cual, Lance McCullers Jr fue el encargado de la tercera anotación.

Desde el comienzo del juego los Astros tomaron la delantera en la primer entrada el jardinero George Springer y Alex Bregman, que robó tercera, lograron las dos primeras carreras.

Los encargados de iniciar el espectáculo final en el legendario y simbólico Dodger Stadium de Chávez Ravine serán los abridores, el japonés Yu Darvish, que trabajará con los Dodgers, frente al joven Lance McCullers Jr., que lo hará por los Astros.

Aunque muchos pensaron que los Dodgers, ganadores de 104 partidos en la temporada regular, iban a ser el equipo favorito y podría llevarse el título con cierta facilidad, la realidad es que de no haber sido por pequeños detalles que se han dado en los seis primeros partidos, los Astros son quienes lo consiguieron.

Durante la premiación recordaron y dedicaron el trofeo las víctimas y afectados por el Huracán Harvey.

“Esto es para Houston”, dijo Jim Crane, entrevistado por ESPN.

“Jugamos contra un buen equipo, los Dodgers”, agregó pero sostuvo el equipo superó, ” la verdad es un esfuerzo colectivo de todos”, agregó.

Esta Serie Mundial, entre ganadores de 100 partidos durante la temporada regular, ha sido mucho mejor de lo que se podía pensar y con partidos de gran calidad y emoción hasta el último “out”.

De ahí que la serie tuvo de todo, desde remontadas increíbles, pasando por cuadrangulares dramáticos y luchas maratonianas de cinco horas y 17 minutos, como la que se vivió en el Quinto Partido en el Minute Maid Park de Houston, hasta juegos cerrados, como el de la pasada noche.

A.J.Hinch, piloto de los Astros, dijo previamente que ha sido una serie “única”, con dos equipos que lo han dado todo por alcanzar el título, lo que es bueno para el deporte del béisbol.

“Obviamente es malo para nosotros, porque nos hubiese gustado ganar en seis juegos. Pero vamos a estar listos, nosotros y ellos, y sé que se jugará con tanta energía sea posible imaginar en un Séptimo Juego”, destacó Hinch.

“Han sido seis juegos de un béisbol grandioso”, declaró el torpedero de los Astros, Carlos Correa, de esta SerieMundial. “Va a ser considerada como una de las mejores de todos los tiempos”.

Por su parte, el jardinero cubano Yadier Puig, de los Dodgers, que prometió al concluir el quinto partido, en Houston, que habría un séptimo juego, dijo que ahora solo faltaba que “ganase el mejor”.

Este fue trigésimo noveno partido de vida o muerte en la historia de la Serie Mundial (uno fue un Octavo Partido, porque el “Clásico de Otoño” de 1912 tuvo un empate en el Segundo Juego) y la primera vez desde 2001-2002 que la serie se va a siete juegos dos años seguidos.

Este fue trigésimo noveno partido de vida o muerte en la historia de la Serie Mundial (uno fue un Octavo Partido, porque el “Clásico de Otoño” de 1912 tuvo un empate en el Segundo Juego) y la primera vez desde 2001-2002 que la serie se va a siete juegos dos años seguidos.

FUENTE: SINEMBARGO.MX

No hay comentarios

Dejar respuesta